La innovación, una batalla entre la vieja y la nueva escuela

Cuando se trata de responder a una pregunta fundamental como la forma de lograr acuerdos entre la vieja y la nueva escuela sobre innovación en una compañía u organización empresarial, el asunto puede tornarse difícil. Sobre todo si entre una y otra escuela hay brechas generacionales muy amplias. Sin embargo, siempre resulta positivo hacer contrastes con fines productivos. Y cuando las comparaciones son para la mejora, entonces hay que aceptar de buena gana las críticas.

Las nuevas generaciones, ¿cómo asimilan la innovación?

Antes de iniciar este ejercicio comparativo entre generaciones, es necesario comentar cuáles son ellas y sus características principales. Con el propósito de identificar los perfiles ya que, según las edades, varían los gustos, y esto, para fines de mercadotecnia, resulta fundamental, toda vez que una buena campaña publicitaria podría utilizar esta información y así poder segmentar a su público objetivo.

Según el blog de marketing aventaja.com hay una comparativa que incluye cinco generaciones según su año de nacimiento:


1.- Generación Silenciosa: son los nacidos entre 1923 y 1945.

2.- Baby Boomers: los nacidos entre 1946 y 196.

3.- Gen X: entre 1965 y 1980.

4.- Millennials (o Gen Y): de 1981 a 1997.

5.- Gen Z: a partir de 1998.

El propósito es saber cómo reaccionan estas en una organización. Si, por ejemplo, alguien que pertenece a la Generación X (cuya etapa se encuentra marcada por el uso de la tecnología ya de adultos y la PC, y son en cierta manera rebeldes a los nuevos usos de las redes sociales o el comercio electrónico) trabaja en la misma compañía con uno de la generación Y (o los Millenials) que se caracterizan por el uso de las redes sociales y los teléfonos móviles como el iPhone, hay evidentemente formas de ver, actuar e interactuar muy distintas y hasta opuestas.

Sin embargo, el reto de toda empresa es lograr unificar fuerzas de su capital humano, independientemente de las generaciones que lo compongan. Para esto, obviamente, la compañía debe saber gestionar el talento que la conforma.

Cómo integrar generaciones naturalmente opuestas con fines de innovación

De acuerdo con el portal del corporativo socialshared.net la gen Y o Millenial es la que mejor se adapta a la innovación. Y esto es por naturaleza, ya que ellos tienen características como el uso de las redes sociales, son más conscientes a las alternativas de compra y consumo, buscan cambios en la manera de trabajar (como hacerlo desde casa), son muy críticos y participativos.

Para todo país, canalizar el potencial de las nuevas generaciones resulta capital y se traduce en riqueza. Sin embargo, en México desde hace muchos años los modelos económicos, lejos de crecer en esta materia, han empujado al país a un desastre. Según Oscar López, et al. (2009), en su estudio "Evolución de los modelos de gestión de la innovación", México es un país cuyos habitantes no saben cómo generar riqueza.

Pero ¿cómo encontrar un equilibrio entre generaciones opuestas, ya que de esto depende el futuro de una empresa u organización y hasta de un país? El doctor Jaime Bonilla Ríos dice en el texto "Ideas prácticas para que la innovación se generalice en la empresa" que "Generar un ambiente innovador en una organización requiere de una estrategia que resulte en un cambio de cultura. La estrategia debe considerar un proceso de sensibilización, el conocimiento de metodologías de innovación por parte del personal, los sistemas para capturar valor, el espacio en el que ocurren las interacciones y el modelo de innovación de la organización."

Para esto el liderazgo resulta primordial, ya que un proceso de organización requiere gente que sea capaz de motivar a sus compañeros a un objetivo común a través de estrategias adecuadas. Por ejemplo, si se logra capacitar y sensibilizar a integrantes de generaciones diferentes es posible alcanzar el éxito en una organización. Compañías tales como IDEO, Procter&Gamble y AirBnb, emplean la metodología Design Thinking que busca tener al usuario en mente para satisfacer necesidades que posiblemente este no conocía.

Naturalmente, a veces estos métodos resultan disruptivos para algunos empleados. Pero este carácter de disrupción es lo que produce un cambio significativo para ellos como parte de una empresa u organización.


Y es aquí donde las nuevas generaciones como la de los Millenials pueden aportar ideas innovadoras a las empresas, sin que las X o anteriores se sientan desplazadas, porque se trata de innovar, no de renovar, los procesos o los elementos de las cadenas productivas.

Para esto también se requiere que directivos, encargados de recursos humanos o de la gestion de talento se comprometan y trabajen en equipo con sus colaboradores, para que estos sientan que se les apoya desde distintos ámbitos y así generar un buen ambiente innovador.

La experiencia de las anteriores generaciones y las ideas frescas de las más recientes es una combinación que resulta de una buena gestión, de un ambiente innovador que ha sabido fomentar el diálogo, ofrecer mentorías, apoyar con tutores, desarrollar destrezas intergeneracionales, y contribuir a la participación en co-creación de proyectos.

0 vistas

©2020 by Marcelo Burman. - Copyright © 2018-2020. Todos los derechos reservados.

Ejercicio de Pensamiento Exponencial