¡Omnicanalidad o muerte!

Seguramente cuando leas el titular dirás: Este hombre está loco… o por lo menos exagerado. Es cierto, debo reconocer que está un poco “catástrofe” el título... pero por lo menos he captado tu atención. 


Veamos entonces que quiero decir con esto. En primer lugar, debemos entender bien qué es la omnicanalidad. Es bueno tener claro que no hablé de “Ecommerce o muerte”, porque no creo que el comercio electrónico sea la única solución para nuestras ventas, como si lo creo de la omnicanalidad.

Este concepto es la personalización en el sentido más amplio de la palabra. Es entender a ese nuevo consumidor, al cliente de hoy en día que ya no compra lo mismo que hace 20 años, que no lo quiere hacer de la misma forma, no lo quiere pagar como lo hacía antes y no quiere tener que esforzarse (a veces) por buscar sus productos.