Reflexiones sobre el año que termina, deseos para el año que inicia.

Se fue un año complicado, en el que una vez más doy las gracias por lo que fue, y me ilusiono con lo que será.


Si fuese el título de una película podría usar “el año que estuvimos en peligro”... pero prefiero sea “Transformers”. 


Este 2018 fue un año de cambios, de transformación, de aciertos y errores pero fundamentalmente de encontrar un “nuevo yo” profesional. Podía haberle echado la culpa de un año malo y duro, a las elecciones, a la disrupción de la industria, a la reforma fiscal, a la huelga nacional, a los terribles problemas en Nicaragua o incluso a una conspiración marciana.